“La herida de la quema de carbón” (reportaje escrito por alumnos)

  • Compartimos el reportaje realizado por dos alumnos de 1º de Bachillerato dentro de su participación en el programa Young Reporters for the Environment.

  • Los alumnos Álvaro Jiménez y Laura Morgade, de 1º de Bachillerato del Colegio Zola Las Rozas, cubrieron la Cumbre del Clima #COP25 celebrada en Madrid.

¿Qué nos gustaría denunciar?

colegios zola, cumbre clima,Aparte de la negación por parte de ciertos estados y empresas del cambio climático, hay una tendencia a creer que los efectos de la variación del clima son a largo plazo, como el derretimiento de los polos. Consideramos importante la concienciación y denuncia de ciertos efectos que se dan a día de hoy por todo el planeta.

Englobando el cambio climático, efectos y consecuencias, hay muchos impactos en los que centrarse, y entre las más preocupantes se encuentran los efectos en la salud.

Entre los factores climáticos que afectan a la salud, uno de los más influyentes es el efecto que tiene en la ella la quema de carbón. En ciertos países, las plantas termoeléctricas y su quema de carbón son la principal fuente de energía eléctrica. Tras días de investigación en la COP25, se descubre que Polonia y Chile son los países con mayor consumo de este mineral como fuente de energía, lo que es sorprendente ya que Chile presidió la pasada cumbre por el clima acogida por Madrid.

Efectos de la quema de carbón en la salud

La quema de carbón es una de las principales y más preocupantes consecuencias del cambio climático a todos los niveles. Al quemar este mineral se liberan nanopartículas de óxido de titanio, que no hay manera de prevenir y tienen infinidad de desventajas. Entre ellas: costes, transporte y efectos que produce. No solo afecta al medioambiente, sino que estas partículas tienen fatales consecuencias en la salud humana.

Los gases producidos por el carbón suelen afectar a las zonas próximas a estas plantas termoeléctricas. El problema viene cuando estas plantas se sitúan junto a industrias o plantas petrolíferas, conocidas como “zonas de sacrificio”. Los habitantes de estas zonas sufren por los diversos gases producidos en estas quemas que pueden llegar a provocar lluvias ácidas y aumentan el efecto invernadero. Por otro lado, la quema también produce cenizas que se ha visto que pueden llegar a ser radioactivas.

A nivel anatómico, la quema de carbón es muy perjudicial. Lo más notable son los problemas a nivel respiratorio, desde asma y dificultades respiratorias hasta trastornos oncológicos. Además afecta al cerebro, puede disminuir su capacidad y desarrollo o llevar a enfermedades mentales. Incluso produce diabetes y puede producir malformaciones en los fetos.

La ayuda a las personas que sufren a causa de la quema del carbón y el cambio climático no debe ser infravalorada. Además de necesitar un cambio para frenar los efectos y ayudar a largo plazo, también es importante ayudar a los que están siendo afectados hoy en día. En la cruz roja francesa explicaban cómo ellos preparaban y educaban a la gente con cómo lidiar con los desastres que trae el cambio climático.

Greenpeace y el problema de Chile en la quema de carbón

Greenpeace, ONG ecologista a nivel internacional, presentaba un informe sobre las heridas del carbón en la rueda de prensa de la COP 25. Estefanía González, corresponsal chilena de Greenpeace, nos explicaba la situación de su país en cuanto a este problema. Chile es un país cuya economía se basa principalmente en la extracción de recursos naturales como es el caso del carbón, además de tener problemas de escasez de agua. Gran parte de su electricidad proviene de la quema de carbón en las plantas termoeléctricas.

Las plantas están distribuidas en 6 zonas, que el gobierno denominó “polos de desarrollo energético”, dándoles una connotación positiva. Mientras tanto, los indígenas y habitantes de esas zonas las denominaron “zonas de sacrificio” ya que ellas sufren de los efectos que esta quema de carbón produce. La quema de carbón, además de generar los gases de efecto invernadero, produce es el dióxido de azufre. Si este gas está presente por más de 10 minutos en la atmósfera los habitantes pueden llegar a experimentar problemas respiratorios e incluso puede llegar a causar la muerte de personas con alguna otra enfermedad respiratoria. De hecho, el pasado año llegaron más de mil personas a un hospital de Chile intoxicadas por estos gases, niños desmayándose en los colegios y personas con malestar estomacal. Todas estas personas provenían de una misma zona de sacrificio.

El conflicto está en que el 40% de la electricidad en este país proviene de la quema de carbón. Por eso, si Chile cerrase de golpe todas sus plantas termoeléctricas, perderían gran parte de la producción eléctrica de algunas zonas. Aún así, la corresponsal de greenpeace afirmaba que se podría hacer y reemplazar por fuentes de energías renovables, sin reducir la calidad de vida. La solución que Estefanía propuso fue que Chile se comprometa a cerrar todas las centrales termoeléctricas para 2030 y apostar por las energías renovables, además de proteger el agua como bien escaso.

Soluciones

Mitigar esa quema de carbón y sus emisiones es uno de los principales objetivos ecológicos a nivel internacional. Muchos gobiernos como los de Chipre, Bélgica, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Letonia, Canadá o Nuevo México, entre otros, han dejado de quemar carbón como fuente de energía y se apoyan en fuentes renovables. Sin embargo, en países como Polonia o Chile siguen usando carbón como principal fuente de energía. Una manera de incitar a los estados a frenar la quema de este mineral es establecer impuestos más altos para su obtención.

La solución necesaria es una sustitución de la quema de carbón por otras fuentes de energía renovables, logrando mayor eficiencia y productividad energética, así como abaratar los costes de la electricidad y reducir la contaminación del medioambiente.